De paseo por Matelec

El miércoles 15 paseamos por Matelec la feria del material eléctrico donde se dedica un pabellón entero a la iluminación, por supuesto, mucho LED.

Muchas novedades llegarán tras la visita y poco a poco se irán incorporando.

Os dejamos algunas fotos.

Cambiar luminarias a paneles LED ¿Por qué?

 

dulux 3

La evolución en materia de iluminación es notoria y las bondades de la iluminacióGracias a  DMD Iluminación puedes ver la entrada original aquí.n LED son cada vez más relevantes a la hora de elegir.

Actualmente contamos con luminarias LED muchísimo más eficientes que las convencionales, con las mismas prestaciones y dimensiones pero con menor consumo energético y económico.

Uno de los modelos de luminarias más utilizado en ámbitos comerciales, oficinas y edificios públicos es el de los paneles de 60×60 centímetros. (595x595mm reales)

En este tipo de edificaciones es muy utilizado el techo falso, tipo Armstrong, para instalar el cableado y los conductos de aire acondicionado sin que queden a la vista.

LEDGracias a  DMD Iluminación puedes ver la entrada original aquí.

Son techos muy prácticos y cuentan con una estructura metálica, de aluminio por lo general. Consiste en una cuadrícula complementada con placas de yeso, espuma o fibra, así como con otros accesorios como salidas de aire acondicionado, detectores de humo y paneles de iluminación.

Antiguamente se utilizaban luminarias tipo Dulux (redondas),o cuadradas de 60×60 centímetros con 4 huecos de iluminación, en las que se colocaban tubos fluorescentes de 60 centímetros.

Desde la expansión del uso de tecnología LED para la iluminación, uno de los productos estrella es el panel de LED 60×60 centímetros, muy prácticos y versátiles para estas aplicaciones.

dulux 5

Su adaptación y aceptación fue inmediata ya que al respetar las dimensiones originales de las estructuras son de muy fácil aplicación y conexión, con lo cual el cambio  es prácticamente directo.

Con el uso de LED en este tipo de luminarias se ha podido aprovechar la selección del tono de luz entre blanco frío, blanco neutro o blanco cálido, para lograr la iluminación necesaria de los ambientes en los que se los instala y de acuerdo al tipo de tareas que en ellos se realiza.

dulux 4

Los paneles LED no se limitan a una clase de aplicación: gracias a los accesorios con los que cuentan se pueden suspender, montar y hasta embutir en el cielo raso.

De igual modo ocurre con los artefactos tipo Dulux redondos, equivalentes en dimensiones a Gracias a  DMD Iluminación puedes ver la entrada original aquí.los paneles de 18W. Son de reemplazo directo y otorgan una luminosidad uniforme.

dulux 1

La intensidad lumínica de los paneles LED es equivalente a las luminarias convencionales, pero la ventaja de los paneles LED es que al iluminarse el panel completo, tanto la uniformidad de la luz como la estética visual son superiores. Al eliminarse el uso de pantallas refractarias se quitan las sombras y las múltiples proyecciones que con las luminarias convencionales a menudo se proyectan en los espacios de trabajo.

Respecto al ahorro energético, a misma intensidad lumínica un LED brinda un ahorro de al menos 50% en comparación con tecnología fluorescente, mientras que ante la tecnología incandescente la diferencia puede superar un 80%.

Además, los paneles convencionales a menudo presentan problemas en sus componentes, como averías en los cebadores o reactancias, destellos indeseados, elementos quemados y, más frecuente, roturas en los refractarios que se producen al realizar el cambio de las lámparas quemadas.

Los paneles LED no requieren mantenimiento alguno. Presentan una gran ventaja en su instalación por sobre las demás tecnologías, reduciendo al mínimo las averías y por ende la necesidad de realizar mantenimiento en ellas.

¿Por qué las luminarias convencionales requieren el uso de refractarios? Las lámparas convencionales (fluorescentes, incandescentes, etcétera) son circulares (bombilla o tubo) e iluminan en 360°.

Por el contrario, con tecnología LED la iluminación puede ser proyectada en un ángulo determinado que logra concentrar toda la iluminación en el área deseada, obteniendo así una iluminación mucho más eficiente.

La evolución en materia de iluminación es notoria, y las bondades de la iluminación LED son cada vez más relevantes a la hora de elegir una luminaria.

Actualmente contamos con luminarias LED muchísimo más eficientes que las convencionales, ofreciendo las mismas prestaciones y dimensiones, con menor consumo energético y económico.

¿Qué estás esperando? Contactanos y asesorate haciendo clic aquí.

Gracias a  DMD Iluminación puedes ver la entrada original aquí.Gracias a  DMD Iluminación puedes ver la entrada original aquí.comparativo-nota-10

Gracias a  DMD Iluminación puedes ver la entrada original aquí.

Tipos de luz en cada lugar de casa

Una luz para cada lugar

  

La luz es capaz de crear distintos ambientes, transmitir emociones e incluso modificar la percepción visual de un espacio, y todo ello cumpliendo además con su rol práctico: permitir desarrollar las actividades cotidianas. Para iluminar un espacio interior lo ideal es combinar una buena iluminación general con luces puntuales y otras decorativas, dando a cada estancia la luz que necesita para sus distintos usos.

Te explicamos qué tipo de iluminación es más adecuada para el salón, el dormitorio, la cocina y el baño, según las exigencias de cada uno de ellos.

Salón

El lugar donde más tiempo pasamos, es importante integrar el confort visual y la comodidad en la iluminación. Lo ideal es iluminar toda la estancia con una luz general no muy intensa. Podemos usar lámparas de techo, plafones de superficie o focos empotrados. Otra opción son los apliques de pared que lanzan el haz de luz hacia el techo, consiguiendo una agradable luz ambiental. La zona de lectura y el comedor necesitan iluminación puntal para completar, por lo que conviene optar por la iluminación decorativa.

Dormitorio

Para favorecer el descanso es importante que la luz no sea muy intensa ya que las sombras ayudan a que la vista se relaje. Lo mejor es optar por una luz general indirecta, con una lámpara de colgar o focos en el techo. En las mesillas, una luz puntual directa con una lámpara de sobremesa o apliques. Para el armario o vestidor, lo ideal es contar con una iluminación general y en ese caso evitar las sombras. En general lo más adecuado para estos espacios son los focos empotrados.

Cocina

Debe contar con una luz general uniforme, que no de calor y consuma poco, como empotrables, paneles led o fluorescentes. En la zona de trabajo, es ideal una luz directa bajo los armarios superiores. Dentro de los armarios se pueden colocar regletas y otras soluciones led a pilas. Y para la mesa del office, una lámpara de colgar.

Baño

Además de una iluminación general en el techo con plafón o focos, es importante contar con una luz puntual en la zona del lavabo que debe de tener el Índice de Protección adecuado: IP44. Si hay un espacio diferenciado para la bañera o ducha, una luz ambiental contribuirá a la relajación, en este caso el Índice de Protección recomendado es IP65.

Lumen y Lux, aclarando conceptos.

 

Estamos acostumbrados a usar los vatios a la hora de seleccionar una bombilla, ya no nos vale sólo con comparar las potencia (W) de las luminarias, hace falta comparar el rendimiento lumínico por su potencia.

Lo encontramos en dos parámetros:

  • lumens (Lm)
  • luxes (lux).

¿Cual es la diferencia? ¿Como se relacionan?:

  • Lumen (Lm): Es la unidad del Sistema Internacional para medir el flujo luminoso. La medida de la potencia luminosa emitida en un ángulo determinado por una fuente, es decir, la unidad que indica la “cantidad” total de luz que percibimos en un ángulo determinado.
  • Luxes (Lux): Es la unidad derivada del Sistema Internacional de Unidades para el nivel de iluminación. Es la sensación de luminosidad. Su equivalencia es de un lumen/m². Se usa en fotometría como medida, tomando en cuenta las diferentes longitudes de onda según la función de luminosidad, un modelo estándar de la sensibilidad a la luz del ojo humano. Resumiendo, es la cantidad de luz que tenemos en un metro cuadrado.

Algunas imágenes nos pueden ayudar a aclarar conceptos:

Fijaros en este salón, tiene una lámpara colgando en el techo, para iluminar todo el recinto, y además cuenta con una lámpara de pié, para usar para la lectura individual, algo bastante común en muchos de nuestros hogares.

Lúmen, es la cantidad de luz «que sale» de las bombillas, los luxes, son la cantidad de luz que reciben los objetos.

Dependerá de la distancia de la fuente de luz, la cantidad de luxes que se reciban en un lugar determinado. Por eso es importante saber los lúmenes que emite una bombilla en concreto, pero también el ángulo de apertura, dependerá de éste la zona que alumbrará con mayor efectividad.

Volvamos al uso de imágenes para intentar aclarar conceptos tan esquivos.

Podemos ver en este ejemplo, que contamos con dos bombillas que tienen indicado que «sacan» 1000 lúmenes, como el ángulo de apertura de la de la derecha es pequeño (unos 30 ó 45º) la luz se verá concentrada en una zona pequeña; por el contrario, la bombilla de la derecha, tiene un ángulo de apertura mayor (pongamos que 120º) y siendo de igual potencia (pongamos que 10w) y con los mismos 1000 lúmenes, vemos como ésta ilumina un área mayor.

Queda también evidenciado que los luxes en la zona de la izquierda serán más que los de la zona de la izquierda, medidos en lumen/m²

 

Encuentra las bombillas que necesitas en nuestra tienda

El misterioso caso de los led que parpadean o se quedan encendidos

Muchos son los que nos preguntan a nosotros y a nuestros clientes de este suceso, algunos incluso alarmados pensando que han comprado equipos defectuosos, y nada más lejos de la realidad.

NOTA: Si no eres un profesional electricista, puede que sea una buena idea acudir a uno, antes de manipular la instalación. Ellos saben tratar la corriente adecuadamente, y nos ahorraremos algún susto.

Hemos detectado 5 causas probables que pueden producir este efecto:

  1. Los interruptores de nuestra instalación, cortan el neutro en vez de la fase, dejando la fase permanentemente conectada al LED y haciendo que éste se ilumine mínimamente. Antes del cambio, también había una pequeña corriente «de fuga» pero no llegaba a encender la antigua lámpara y no nos dábamos cuenta. La solución es cambiar los cables del interruptor para que corten al fase en vez del neutro.
  2. El neutro lleva tensión, puede ser motivado por varias causas y la solución pasa por conseguir una conductividad adecuada a la toma de tierra.
  3. Los interruptores tienen un piloto de señalización. Estos dispositivos, que nos ayudan a localizar los interruptores en la oscuridad, dejan pasar entre 10 y 20v hacia la bombilla, cosa que no supone un gasto apreciable, y que pasaba desapercibido, pero claro, ahora tenemos una iluminación tan eficiente, que este pequeño voltaje, hace que luzcan, aunque sea poco. La solución pasa por o bien eliminar el piloto, o bien, intercalar una resistencia de unos 220k que nos derive esa corriente y evite que pase por el LED.
  4. En las instalaciones de punto conmutado (las que tenemos en habitaciones o estancias con varios interruptores) cuentan con cables largos y muy próximos entre sí, y pueden actuar a modo de condensador, creando pequeñas cargas que encientan o hagan parpadear el LED. La solución más sencilla, pasa por la pequeña resistencia o el condensador de 0.47 uF /400v
  5. Aunque puede que sea la situación menos probable, no por eso debemos dejarla de lado, y es que pueden existir corrientes inducidas, que las generan los electrodomésticos grandes o la maquinara industrial, nuevamente solucionamos el tema con el condensador.

Como norma general, los productos que comercializa el Grupo CCS Iluminación, incorporan dispositivos que contrarrestan estos efectos, pero se dan casos, en que las tensiones se transmiten por la superficie de la obra, incluso por las placas de yeso o ladrillo, y que entran en contacto con los dispositivos LED a través de su superficie metálica o los disipadores, de forma que la lámpara no puede neutralizar esta tensión. La solución pasa por aislar totalmente la superficie metálica del equipo de la obra donde se sujeta, así evitaremos la conductividad.

Incompatibilidades con la tecnología LED

Muchos instaladores han sufrido, por descuido o desconocimiento de la incompatibilidad tecnológica en cuanto al alumbrado LED se refiere.

Se trata de esa situación, en que sin razón aparente, nuestro equipo LED, chisporrotea, parpadea, produce una pequeña explosión, y deja de funcionar.

En estos momentos, ya las grandes marcas, avisan sobre este fenómeno.

Es sumamente importante que las lámparas o equipos LED, no compartan línea eléctrica con un sistema de alumbrado convencional
(fluorescencia o descarga) con  Balastro Electromagnético, esto provoca la muerte en un corto espacio de tiempo del LED debido a la incompatibilidad eléctrica entre ambos sistemas.

Para asegurar un correcto funcionamiento de la tecnología LED, se deben aislar ambos circuitos eléctricamente. Solo ocurre con los mencionados componentes electromagnéticos, no con los electrónicos. Dada la trascendencia económica que puede tener esta incompatibilidad, sería conveniente que tampoco utilizaran el mismo mecanismo de encendido, ni ningún otro tipo de automatismo, es decir, dos circuitos totalmente independientes.

Nosotros recomendamos, en la sustitución de tecnología, hacerlo con toda la instalación.